COMPRAR UN CACHORRO CANE CORSO

Comprar un cachorro cane corso italiano también llamado Italian mastiff

Cuando se empieza una búsqueda de un cachorro de cane corso , italian mastiff, de un nuevo miembro de la familia, la mayoría de las personas nos planteamos como queriamos que fuese nuestro cachorro de cane corso y miramos diversos criterios. Estos criterios varían desde el carácter, el tamaño, la consideración del espacio de nuestra casa… Pero hay que tener otros aspectos importantes que considerar, como por ejemplo la morfología genética del perro que escojamos.

Siempre tenemos que asegurarnos que cuando elegimos el lugar donde comprar a nuestro cachorro de cane corso italiano, el criador conozca a la perfección la raza que trabaja y sepa aclarar cada una de las dudas que tengamos, también asegurarse que dispone de un afijo, siempre aportará más confianza y más garantía cuando compréis el cachorro de cane corso o italian mastiff.

La transparencia es primordial, por eso el criador que elegías no tiene que tener ningún problema a la hora de mostraros los progenitores de vuestro cachorro, porque de esta manera podréis conocer la línea del cachorro.

Dado a que los Cane Corsos están dispuestos a padecer enfermedades como la displacía de cadera, es importante que sepas elegir bien al criador donde lo comprarás, para así asegurarte que éste ha tenido en cuenta este factor genético y no lo ha pasado por alto a la hora de reproducir a sus perros.

A banda de todos los hechos tratados con anterioridad, deciros que un buen criador sabe reconocer el carácter que tendrá un perro u otro, ya que tiene la capacidad de saber observar a cada perro como un ejemplar único y distinguido. Esta capacidad para el comprador es muy importante, porqué cuando le explique qué es lo que está buscando, el criador sabrá orientarlo hacia aquel cachorro que se adapte más a sus necesidades, y esto lo consigues con años y años de experiencia y vivencia con la raza.

Espero que estos consejos sirvan a la hora de escoger donde comprar un cachorro, porque nuestro objetivo como criadores es mantener y mejorar selectivamente una raza, y yo personalmente este hecho no lo vivo como un trabajo, sino como un hobbie con un objetivo claro, obtener los ejemplares óptimos y conocer y saber qué es lo que estoy buscando en cada uno de ellos.
Juan Manuel Morato.