La historia del Cane Corso

1. LOS ANTEPASADOS DEL MASTIN ITALIANO – Historia Cane Corso

Os contamos la maravillosa hisotoria del Cane corso. El Cane Corso raza Italiana, raza que proviene del Canis Pugnax, perro Romano, que acompañaba a las legiones en las guerras, eran perros guerreros y muy feroces. El Cane Corso, se utilizaba en las campañas romanas y estaba siempre en primera linea de combate.

En el pasado, la historia del Cane Corso debido a su fiereza era utilizado para la caza mayor, osos, jabalís etc. De esta época viene el corte de cola y orejas, para que sus presas no pudieran coger y morder ninguna parte de su cuerpo. El Cane corso también poseía mucha piel y sus adversarios mordían el cuello, por ejemplo y tenia tanta piel, que nunca les hacían daño.
A si que podríamos decir, que el Cane Corso,  era un perro que su función era la guerra con los romanos y la caza mayor, esto es muy importante por que poco a poco veremos como el Cane Corso va cambiando a lo largo del tiempo en su funcionalidad, en los años 70 pasara a la guardia de las masías italiana y a guardar la maquinaria pesada de los agricultores.

En la actualidad el Cane Corso es un perro de Guardia para la familia. El mejor guardián para las casas y la familia. Volvemos a la época antigua, podemos ver esculturas antiguas del Cane Corso como la de la natividad del sur de Italia.

De esta época procede la palabra corso, que algunos la asimilan como de Córcega, pero proviene del latín cohors, que significa valiente, varonil, fuerte.

Así calificaba los antepasados al Cane Corso, también habían dichos populares en aquella época, ( es peor que una mordida de Cane Corso..) por lo tanto era un perro potente y que se buscaba en el la virtud de fiereza,  tanto para la batalla como la caza mayor.

2. LA RECUPERACIÓN DEL CANE CORSO

Del perro romano al Cane Corso soy Juanma Morato de corsos de X-man Barcelona y como decíamos en el articulo anterior de la primera parte de la historia del Cane Corso del perro romano, pasaron las dos guerras mundiales que extinguieron aquel perro feroz de los romanos.

Según Pablo Breder la primera camada que conocemos de Cane Corso, fue la de DAUNO, BRINA, ALIOT, ALKE, TIPSI, MIRAK, PICCIUT. Todos los perros de esta camada, a excepción de Brina que tenía mordida de tijera invertida; tenían una mordida de tijera regular. Los cachorros se desarrollaron de manera exitosa, todos eran homogéneos y no eran del todo diferentes en cuanto a tamaños y formas. Podrías pensar que algunos serían más parecidos al padre y otros a la madre, pero este no era el caso. Dauno era un macho muy fino y Brina era una hembra hermosa.

En mayo de 1979 Stefano Gandolfi, apenas con dieciséis años, gracias a los escritos y fotografías hechas por Pablo Breber, es consciente de que esta antigua raza italiana ha sobrevivido a dos guerras mundiales. Descubrirlo y apasionarse a la idea de la recuperación genética de esta raza fue su mayor propósito.

En su proyecto involucra a Giancarlo y Luciano Malavasi y Anna la mujer de Giancarlo, a día de hoy con aun ajijo de kennel de Cane Corso llamado Antico Cerberus. Ellos eran criadores reconocidos de pastor alemán, transmitiéndoles toda la pasión y el entusiasmo ferviente que lo animaban, los tres se pusieron en contacto con Breber, que no escatima en darles toda la información y todos su voluntad de acompañarlos a la Puglia, los lugares en los que había encontrado los primeros ejemplares y donde se había realizado la primera pareja, encaminándose a la recuperación de la raza. (El 14/11/75 de ALIOT, gris X MIRAK atigrada, nacieron 7 cachorros.
Entre ellos la hembra atigrada de nombre BRINA X PICCIUT, atigrado, que dan a luz a 10 cachorros el 15/01/78). En septiembre de 1979 Pablo Breber, Stefano Gandolfi y Luciano Malavasi se encuentran en la Puglia para localizar y elegir los primeros sujetos con quien seleccionar la raza e iniciar la recuperación. E esta época hay que remarcar también el trabajo de un gran comerciante Vito Indivieri que se involucro, ya que su trabajo le hacia viajar a buscar Cane Corso por toda Italia.

El primer descenso a la Puglia, partió de Mantova, la atención de los tres apasionados (Breber, Gandolfi y Malavasi) se centra en seis ejemplares, 2 machos y 4 hembras nacidos en las camadas de ‘75 y ‘78, todos de talla mediana a grande, de constitución meso morfa y musculatura desarrollada. Los ejemplares que se eran todos nobles, atléticos y fieros, muy satisfactorios en su estructura molosoide, pero absolutamente carente de exceso de pesantez, totalmente diferente del mastín napolitano. Estos ejemplares, eran muy similares en estructura y diferenciados en dos tipos, si se examina la cabeza. ALMA y COCAB, nacidos en el ‘78 de BRINA, tenían la cabeza “alaneggiante” y los dientes en tijera. La madre, sin embargo, tenía el hocico más corto y una mordida de tijera inversa.

TIPSI, otra de las hembras, siempre hijas de BRINA, es descrita por Gandolfi: “Tenía una cara larga poco más de un tercio de la longitud de la cabeza con un conjunto de dientes que cerraba en tijera invertida. La cabeza, en su conjunto, era noble y proporcionada, una hembra corta y armoniosa, atenta, fiera y vivaz. Hembra clave en el programa de recuperación de la raza. “

A estas cuatro hembras se sumó el macho de nombre TAPPO, también hijo de BRINA. Ligeramente prognata, con una musculatura de mucho respeto, de color fulvo, que iba a ser regalado a unos amigos de Breber en Foggia. Completan la rosa de los seis sujetos en consideración sumando a PICCIUT el macho atigrado, padre de ALMA, COCAB, TIPSI y TAPPO. Propietario Armando Gentile, respeto al hijo dice que presentaba una cabeza aún más típica, con un hocico que, como el de la hija TIPSI, era poco más de un tercio de la cabeza.

Todos estos perros tenían en común los ejes cráneo-faciales que eran ligeramente convergentes. Por lo tanto nos encontramos ante una raza, que hay sido recuperado, con apenas unas camadas, sin ser reconocida cronológicamente, pero con personas colaborando para encontrar ejemplares,veterinarios, personas que viajaban y un sitio para poder recuperar la raza, el criadero de pastor alemán de los hermanos Malavasi. La dificultad concreta en la recuperación de la raza surge en esta primera transferencia, eran muy numerosos, y la reticencia de los propietarios a quienes les ha sido confiados los ejemplares nacidos de la dos primeras camadas producidas por Breber eran totalmente faltos de cultura cinófila.

Gandolfi dice que “la heterogeneidad, inconsistencia numérica y las dificultades de hacer entender nuestro programa de recuperación fueron motivo de preocupación si no de verdadero desconcierto. En Septiembre ’80, de los 17 cachorros que nacen con las dos primeras camadas de Breber, sólo cinco eran los alizados. Los otros, donados a los pastores, estaban esparcidos en el campo y que habían perdido la pista.

Sólo dos hembras, TIPSI y BRINA se encontraban bajo el control directo. Otros ejemplares localizados eran el macho DAUNO hermano de BRINA, y la anciana MIRAK. En esencia, era sólo una piedra arrojada en el lago, la verdadera recuperación de la raza, esta en camino.

Consciente de la situación y las dificultades, Gandolfi y los hermanos Malavasi se dan cuenta, con el consejo de Casolino, que para iniciar un serio programa de recuperación faltaba encontrar un sitio y es ahí donde deciden utilizar el criadero de Malavsi, para garantizar una atención adecuada para el desarrollo futuro y, sobre todo, una pragmática filosofía de selección. De todo esto se hacen cargo los hermanos Malavasi, quien se compromete a conceder el uso de su criadero para albergar a los ejemplares más meritorios, dedicándose a “hacerse cargo de ellos, para supervisar los acoplamientos, ayudar a las hembras en los partos y hacer un seguimiento de las camadas. Todo a cambio de un futuro, esperando el resultado hipotético de una raza desconocida para la mayoría de la gente y de destino incierto “(Casolino).

Gracias a la disponibilidad de los hermanos Malavasi es finalmente posible iniciar el serio programa de recuperación que estaba en sus pensamientos y en el pensamiento de Gandolfi y Casolino. Estas personas, con determinación y perseverancia, sentaron las bases de lo que hoy es el Cane Corso Italiano, transfiriendo entre finales ‘79 y enero de 1980 los tres primeros ejemplares en Mantova: La hembra TIPSI y BRINA junto con DAUNO, un macho negro nacido de la prime¬ra camada de Breber, de MIRAK x ALIOT.

Los resultados de la primera selección. A pesar de las dificultades, de estos tres ejemplares, trabajando en consanguinidad con el fin de fijar las características de tipo y estructura, nacieron los primeros ejemplos de Cane Corso de la era moderna.

Entre todos, surgió por la calidad de su tipo, estructura y la capacidad de transmisión de rasgos genéticos algunos ejemplares que son el origen de todos los ejemplares modernos: Primeros sobre todos dos hermanos negros, hijos de DAUNO x TIPSI, nacido en el criadero de Malavasi y la Battaglia, hoy “Antico Cerberus”.

BASIR, cedido en propiedad a Casolino y considerado el punto de referencia zootécnica de la raza. BULAN, propietario Gianantonio Sereni, demostró ser un excelente reproductor en el programa de recuperación de la raza.
Confiado por los hermanos Malavasi a Michele Angiolillo: ALIOT, macho gris, y BABAK, hembra atigrada. Segun Pablo breder en una entrevista reciente … hablando del Cane Corso : ( Sus características se ajustan a su desempeño. Es un perro de cacería por lo que debe tener una quijada fuerte para poder sostener al animal al que trate de controlar. No necesariamente debe tener mucha resistencia para trotes a larga distancia. Desde luego, tiene una cabeza poderosa la cual es correspondida por una mordida fuerte, desde luego tendría que ser una mordida de tijera. No tiene un pelaje demasiado corto. No es un perro lanudo pero cuenta con un bajo pelaje para el invierno, el cual lo hace apto para trabajar en el exterior.) El 18 de octubre 1983 se creo “Società Amatori Cane Corso” .. lo que seria algo así como en la modernidad El club del Cane Corso ese día fue histórico para el Cane Corso.

Por primera vez, un pequeño grupo de apasionados se reunieron con sus perros para el control de la situación. Los 12 ejemplares adultos se han examinado y medido con precisión por el Dr. Giovanni ventura, un veterinario, criador y juez miembro de la Enci. Casi todos los sujetos tenían un ligero prognatismo, los ejes cráneofacial eran ligeramente convergentes, el promedio de peso era de 47 kg para los macho y 38kg hembras. El manto era, en su mayoría, negro, atigrado, leonado y gris. Todos los perros tenían una apariencia atlética y sin exceso de peso, la cabeza cuadrada y masiva de todas estas anotaciones, son las primeras piedras para el futuro primer standar de la raza.

El mismo día, y se formalizó oficialmente, con sede en Mantova, la Società Amatori Cane Corso Presidente Stefano Gandolfi,
Vicepresidentes: Pablo Breber y Luciano Malavasi,
Secretario: Fernando Casolino,
Tesorero: Giancarlo Malavasi.
Director: Gianantonio Sereni.
Fundadores: M. Angiolillo – N. Anselmi – D. Baldassarri – G. Bonatti – C. Bondavalli – B.
Bonfanti – P. Breber – P. Buzzi – F. Casolino – G. Gallini – S. Gandolfi – G. Malavasi – L.
Malavasi – G. Mauro – G. Monfardini – S. Nardi – G. Sereni –