Cane corso cachorro barcelona

El campeón vuelve a casa
Soy Juan Manuel Morato y hoy escribo para dar la bienvenida a X, porqué Brutus X-man ha vuelto a casa. Me parece increíble que después de todos nuestros esfuerzos y quince largos meses de lucha continua, ya tenemos a nuestro Cane corso, campeón con nosotros. Si tuviese que describir todo lo que hemos pasado hasta llegar a ese día en que lo volví a tenerlo en mis brazos, sería como describir la sensación que experimentas al subir en una montaña rusa. Cuando me arrebataron a mi perro me sentí engañado, triste, enfadado, arrepentido…y a medida que pasaba el tiempo la frustración en mi crecía y el impacto emocional que me causaba la perdida de X, aumentaba sin cesar. Mis intentos de recuperarle eran imparables, porque dentro de mi sentina que X volvería conmigo.
Y ese día llegó. Cuando lo vi, deseaba tocarle, abrazarle, besarle… Hacerle sentir lo mucho que le eché de menos, pero X llevaba consigo un bagaje sentimental y al principio, emocionalmente le costó volver a ser el que era.
Pero nuestro vinculo volvió a resurgir, como resurge el ave fénix de sus llamas, naciendo así una nueva relación llena de fortaleza y esperanza. Ahora X vuelve a ser él. Un perro con una potencia inmejorable, lleno de bondad, con una inteligencia inigualable, en fin… X es el ejemplo claro y perfecto del Cane corso.
X es especial y ahora si puedo decir alto y claro que Brutus X-man es mi perro y que ha buleto a su hogar. Si bien es verdad que la magia de la Navidad existe, afirmo que este año la he podido experimentar en primera persona, porque ahora me siento completo, porqué me han devuelto aquella parte de mí, porque ahora tengo conmigo a mi perro, mi campeón, mi compañero, mi X.

Juan Manuel Morato.